Cada vez que faltas a una asamblea Weber mata un gatito




Ya dije, y lo repito, que alguien no aprecia al padre Weber en la cuna granadina de la sociología.
Aunque solo sea por eso, hay que ir a la asamblea.