Bacon decía que quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.
Pues eso.
Debió pensárselo mejor al escribirlo, pensé al leerlo.