Que se mueran de envidia los gatos...


¡Y cualquiera, no solo los gatos, qué amor!