Cuando el pobre se educa...


Desde luego que sí
(me lo envían de regalo)