Condenándome al recuerdo





El o ella misma se condena y supongo que con toda la razón. Es duro echar de menos los besos.