Jóvenes peleles levantad vuestros parietales...


Don Nadie lo habla claro y con un lenguaje casi de manual. ¿Quién podrá desobederlo?