No doy crédito


En la entrada de un cajero parece un preaviso. Por la cara del dibujo, más bien un grito de indignación. Que yo comparto.