Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos



Me la envía José María desde Granada, desde alguna pared del Realejo.
¡Cuántos recuerdos me ha traido de aquel barrio, de la calle Molinos... cuántas horas de charlas, cuántas noches despiertos soñando sueños!
Y cuántos cerezos casi en flor.