La prisa mata


Rafael Alberti escribió un poema, Los ángeles de la prisa, en el que decía que lo empujaban
Espíritus de seis alas
seis espíritus pajizos
Es verdad que la prisa mata. Es más, mata deprisa.