Gótikos de ierda...



Góticos y canis, canis y góticos... y odio. No me extraña que escriba tan rápido, en cualquier sitio, a dos letras, raudo al ver la oportunidad urgente de enmierdar al otro clan, de escupir a su tribu. Es la calle.