Dicho y hecho!



No hay el más mínimo resquicio para la deuda.
Más me pregunto qué habrá hecho, qué habrá dicho y quién habrá querido proclamar así que hizo lo que dijo.